AVISO: Nos hemos integrado con Facebook y Twitter. Ahora, podrás decir si te gusta o no uno de nuestros artículos con tu usuario de la red social. También podrás difundir los artículos que más te gusten a través de cualquier medio. Ayúdanos a que los artículos sean más interesantes dándonos tu opinión. Gracias.

jueves, 7 de abril de 2011

Continuidad de negocio: ¿estamos preparados?

Leyendo las noticias que hay por el mundo, hemos visto una noticia muy curiosa que, aunque sorprendente, no deja de ser inquietante. Lo noticia se titula: "Detenida una mujer de 75 años tras dejar a Armenia sin conexión a Internet" (Puedes leer la noticia aquí). Con ese título, lógicamente ha llamado nuestra atención. El suceso es de lo más anecdótico, pero nos va a dar pie a comentar un punto que consideramos importante dentro de la seguridad: La continuidad de negocio.

Actualmente, la pérdida de conexión a Internet de nuestras empresas, puede suponer perdidas en ocasiones millonarias. Sin embargo, poco nos preocupamos por prever  los riesgos asociados a la continuidad de nuestros negocios. Entramos en el mundo de la consultoría, de los riesgos, de las métricas y de las suposiciones. Está claro que no se puede predecir cuando puede suceder un terremoto o un incendio o que una mujer de 75 años pueda robar los cables de cobre de conexión a Internet de un país, pero si podemos preparar a nuestras empresas para saber que debe hacer ante contingencias comunes para poder seguir produciendo. 

Mejorar la capacidad de adaptarse a situaciones límite, denominado también resiliencia, es lo que se intenta con los proyectos de continuidad de negocio. Pero, muchos se estarán diciendo que solo las empresas medias grandes pueden afrontar estos proyectos. Nada más lejos de la realidad. Las Pymes ya de por sí tienen la característica que les hace ser más flexibles a la hora de adaptarse al mercado. Al disponer de menos burocracia, hace que sus adaptaciones a los requerimientos del mercado sea mejor.

Sin embargo, en caso de inconvenientes las Pymes están menos preparadas para afrontar su continuidad de negocio. En este punto es donde estas deben mejorar y donde pueden sacar un valor añadido de cara a los clientes ya que serán capaces de darles un servicio donde otras empresas no podrán. En situaciones límite, es donde se comprueba que empresas están preparadas y cuales no.

Pero, ¿cómo afrontar este tipo de proyectos?. Como hemos comentado en otras ocasiones, uno de los primeros puntos que la empresa debe realizar es un análisis de riesgos para identificar cuales son los puntos críticos de nuestro negocio. Una vez identificados y priorizados, se definirán una serie de medidas o proyectos para poder mitigar los riesgos, así como elaborar una serie de procedimientos que deban ser seguidos en caso de ser necesarios.
Proyectos como teletrabajo, conectividad remota, backups online, servicios en la nube, redundancia en las comunicaciones, etc. son proyectos a tener en cuenta de acuerdo al análisis de riesgos que se efectúe. Como comentaba un profesor que tuve en la juventud: "Debéis hacer vuestros deberes, porque sino después vendrán los llantos y los lloros".