AVISO: Nos hemos integrado con Facebook y Twitter. Ahora, podrás decir si te gusta o no uno de nuestros artículos con tu usuario de la red social. También podrás difundir los artículos que más te gusten a través de cualquier medio. Ayúdanos a que los artículos sean más interesantes dándonos tu opinión. Gracias.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Feliz Navidad y próspero 2011


Otro año más llegamos a la Navidad y es un buen momento para  acercarnos a todos vosotros y desearos unas felices Fiestas. Desde IBERDAT queremos agradecer el apoyo que nos habréis prestado, así como vuestros comentarios que nos ayudan a mejorar día a día.

Os deseamos el mejor de los años, para este año 2011 que está a punto de comenzar.

FELICES FIESTAS

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Puertas traseras: Gran Hermano al acecho.

Desde época de películas como "Juegos de Guerra" conocemos la posibilidad que tienen los desarrolladores de introducir puertas traseras (backdoors) en los códigos desarrollados. En sistemas de millones de líneas de código, estas puertas traseras pueden pasar desapercibidas año tras año. Con estas puertas, se intenta tener un acceso sencillo saltándose las medidas de seguridad estandar que pueda tener implementado para los usuarios legítimos de la aplicación. Otro ejemplo de puertas traseras son las que gusanos, troyanos y derivados, abren en los sistemas para poder ser controlados remotamente.

Toda esta explicación sobre las puertas traseras viene a colación de la noticia que ha surgido en estados unidos, sobre el intento, por ahora no hay nada demostrado, de colocación de puertas traseras en el código fuente del sistema operativo OpenBSD. Según el ex-contratista del gobierno Gregory Perry, quien ayudo a desarrollar el framework de librerías criptográficas de OpenBSD hace más de una década, otros contratistas fueron pagados para introducir puertas traseras en el código fuente de este framework. Si esto fuese cierto, los túneles VPN basados en este código serían vulnerables. 

Este ex-contratista apunta directamente al FBI y al pasado gobierno de Bill Clinton como los interesados en introducir este tipo de puertas traseras.

Si bien la noticia puede ser una más de esas teorías de la conspiración, abre una puerta a la desconfianza ya no solamente en el código OpenSource, sino también en el de compañías de USA. ¿Habrá obligado el gobierno de USA a introducir puertas traseras en el código de sistemas para tener acceso a los sistemas del resto de los paises?¿Estamos seguros en España de que los sistemas utilizados por el gobierno, ministerios, entidades públicas, etc. no tienen puertas traseras que permiten a otros gobiernos acceder a información sensible?

Lógicamente, no podemos entrar ahora en un estado de shock y desconfiar de todo lo que usamos, pero si es conveniente fomentar el desarrollo tecnológico y la producción de software y tecnologías "Made in Spain" donde ya existe el conocimiento y la calidad suficiente como para hacerlo.

Y para poner todavía más nerviosos a todos antes de navidad, ¿Si a través de software distribuido se  pueden poner puertas traseras y puede resultar complicado, no es mucho más sencillo hacerlo en las nuevas arquitecturas virtualizadas: SAAS?

Espero no atragantar los primeros turrones a nadie...

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El campo es campo, o es privado...

Llevamos ya unos cuantos meses, oyendo campanas sobre la privatización de la navegación de Internet. Es decir, las compañías operadoras que nos dan acceso a Internet pretenden tener un control de consumo que hacemos de Internet más exhaustivo. Lo que inicialmente nació como un sitio libre donde la gente se pudiese comunicar independientemente de donde estuviese, quieren que sea algo restringido al poder adquisitivo de la persona que se conecta. Seguro que algunos estaréis pensando: "Bueno, es lo que sucede ahora. Si no tienes dinero no te conectas.". Y si, es cierto, ahora ya sucede.

Pero imaginemos que en vez de pagar por la conexión, encima te cobrasen dependiendo de a que contenidos quieres acceder. ¿Qué sucedería entonces? Los ejemplos puestos por las operadoras siempre son los mismos: "Claro, si un usuario accede a contenidos P2P satura la red. Y nosotros no vamos a hacer inversiones en infraestructuras para que solo sean aprovechadas por un 10% de nuestros clientes.". La argumentación parece lógica y plausible. Es cierto, que el 10% de los usuarios cosumen el 80% del ancho de banda de las empresas de comunicaciones.

Entonces, ¿ qué hacemos ?. Ahí está el debate principal que actualmente se está llevando. Por un lado, las operadoras que quieren cobrar por los contenidos; eso si, como no podrán hacerlo a las compañías que los generan (o quizás si), lo harán a los usuarios que los consumimos. Y por otro lado, los usuarios que consideran que en el siglo en el que nos encontramos, Internet es un derecho más de la ciudadanía como puede ser el derecho a la vida o a la educación.

Si nos fijamos en lo que se está haciendo en otros paises, sobre todo en el mercado Latinoamericano donde todavía se mueven muchas cosas en base a "lobbies", vemos que empresas como Telefónica (de que me sonará a mi esta compañía), ya han generado paquetes de conexión a Internet de acuerdo a lo que quieres acceder (se puede ver en la imagen a continuación):

Si bien, estos planes son más baratos que la conexión completa y parece una opción más para los usuarios, veamos que otras implicaciones tiene. Imaginemos que somos una empresa que desea sacar al mercado un nuevo concepto de red social. Nuestra nueva red social se llamará "Unified" y vamos a expandirnos en el mercado Latinoamericano (por poner un ejemplo). En este caso, ya tenemos los primeros impedimentos. Muchos usuarios que se conectan a Internet no podrán ver nuestra página, porque el operador de turno ha hecho un acuerdo con Facebook, Twitter y Hi5. Bueno, seguro que pensamos que solo tenemos que hablar con la operadora de turno para que nos añada. Eso seguro que es muy sencillo, bajo el pago de una cuota a la operadora. En conclusión, nuestra nueva red social no competirá en las mismas condiciones que el resto.

Al final, si seguimos intentando poner vallas al campo, las empresas operadoras de comunicaciones acabarán por convertirse en los censores de la información que los usuarios pueden visualizar. Con esto, solo me gustaría resaltar, que quizás, para asegurar la capacidad de la población de expresarse libremente (siempre y cuando cumpla las leyes), las redes de comunicaciones desde y hacia Internet no deberían estar reguladas en cuanto a la capacidad de filtrado por los gobiernos, evitando así, que posibles acuerdos comerciales limiten o censuren contenidos en Internet.

No me quiero extender mucho más, pero el debate está en la calle y depende de todos que este debate se mueva en una dirección o en otra.